La Cabria, nº 245



HOJA PARROQUIAL DE S. JOSÉ DE LINARES
FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA
29 de Diciembre de 2.013
Año –V- Nº 245

EDITORIAL

LA FAMILIA CRISTIANA

Celebramos este domingo la fiesta de “LA SAGRADA FAMILIA”, recogemos algunas reflexiones que sobre la familia ha realizado el Santo Padre. 

Las familias cristianas se fundan sobre el matrimonio, se reconocen por la fidelidad, por el testimonio y la apertura a la vida. Es una “comunidad” donde “se aprende a amar”, hecha de rostros y de personas “que dialogan, se sacrifican por los otros y defienden la vida”, en especial “aquella más frágil”. El Papa Francisco la define como el “motor del mundo y de la historia”. La familia, es el lugar donde “la persona toma conciencia de la propia dignidad” y, “si la educación es cristiana”, reconoce “la dignidad de cada persona, en modo particular de aquella enferma, débil, marginada”. 

El matrimonio es “Un largo viaje que no es por partes, que dura toda la vida, y necesitan la ayuda de Jesús para caminar juntos, con confianza, para acogerse, uno al otro cada día, y perdonarse cada día, y esto es importante en las familias, saber perdonarse. Porque todos nosotros tenemos defectos. ¡Todos! Y a veces hacemos cosas que no son buenas, hacen mal a los demás. Tener el coraje de pedir perdón cuando en la familia nos equivocamos”. 

“Aquello que pesa más de todas las cosas es la falta de amor. Pesa no recibir una sonrisa, pesan ciertos silencios. A veces, también en familia, entre marido y mujer, entre padres e hijos, entre hermanos. Sin amor el esfuerzo se hace más pesado, intolerable.” 

“Todas las familias, tienen necesidad de Dios: todas, ¡todas! Necesidad de su ayuda, de su fuerza, de su bendición, de su misericordia, de su perdón. Y se requiere sencillez. ¡Para rezar en familia se requiere sencillez! Rezar juntos el “Padre nuestro”, alrededor de la mesa, no es una cosa extraordinaria: es fácil. Rezar el uno por el otro. Esto es orar en familia, y esto hace fuerte a la familia: la oración. 

LA PALABRA DE DIOS

PRIMERA LECTURA. Lectura del Libro del Eclesiástico 3, 3‑7. 14‑17a 

Dios hace al padre más respetable que a los hijos y afirma la autoridad de la madre sobre la prole. 

El que honra a su padre expía sus pecados, el que respeta a su madre acumula tesoros; el que honra a su padre se alegrará de sus hijos y cuando rece, será escuchado; el que respeta a su padre tendrá larga vida, al que honra a su madre el Señor le escucha. 

Hijo mío, sé constante en honrar a tu padre, no lo abandones, mientras viva; aunque flaquee su mente, ten indulgencia, no lo abochornes, mientras seas fuerte. 

La piedad para con tu padre no se olvidará, será tenida en cuenta para pagar tus pecados; el día del peligro se te recordará y se desharán tus pecados como la escarcha bajo el calor. 

Palabra de Dios. 

SEGUNDA LECTURA. Lectura de la carta del Apóstol San Pablo a los Colosenses 3, 12‑21 

Hermanos: 

Como pueblo elegido de Dios, pueblo sacro y amado, sea vuestro uniforme: la misericordia entrañable, la bondad, la humildad, la dulzura, la comprensión. 

Sobrellevaos mutuamente y perdonaos, cuando alguno tenga quejas contra otro. 

El Señor os ha perdonado: haced vosotros lo mismo. 

Y por encima de todo esto, el amor, que es el ceñidor de la unidad consumada. 

Que la paz de Cristo actúe de árbitro en vuestro corazón: a ella habéis sido convocados, en un solo cuerpo. 

Y sed agradecidos: la Palabra de Cristo habite entre vosotros en toda su riqueza; enseñaos unos a otros con toda sabiduría; exhortaos mutuamente. 

Cantad a Dios, dadle gracias de corazón, con salmos, himnos y cánticos inspirados. 

Y todo lo que de palabra o de obra realicéis, sea todo en nombre de Jesús, ofreciendo la Acción de Gracias a Dios Padre por medio de él. 

Mujeres, vivid bajo la autoridad de vuestros maridos, como conviene en el Señor. 

Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas. 

Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, que eso le gusta al Señor. 

Padres, no exasperéis a vuestros hijos, no sea que pierdan los ánimos. 

Palabra de Dios 

EVANGELIO. Lectura del santo Evangelio según San Mateo 2, 13‑15. 19‑23 

Cuando se marcharon los Magos, el ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: 

—Levántate, coge al niño y a su madre y huye a Egipto; quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo. 

José se levantó, cogió al niño y a su madre de noche; se fue a Egipto y se quedó hasta la muerte de Herodes; así se cumplió lo que dijo el Señor por el Profeta: «Llamé a mi hijo para que saliera de Egipto.» 

Cuando murió Herodes, el ángel del Señor se apareció de nuevo en sueños a José en Egipto y le dijo: 

—Levántate, coge al niño y a su madre y vuélvete a Israel; ya han muerto los que atentaban contra la vida del niño. 

Se levantó, cogió al niño y a su madre y volvió a Israel. 

Pero al enterarse de que Arquelao reinaba en Judea como sucesor de su padre Herodes tuvo miedo de ir allá. Y avisado en sueños se retiró a Galilea y se estableció en un pueblo llamado Nazaret. Así se cumplió lo que dijeron los profetas, que se llamaría nazareno. 

Palabra del Señor 

VIVIR EN LA IGLESIA

VIVIR EN CONFLICTO -IX- EL CONFLICTO EN LA SEGUNDA GENERACIÓN 

Con frecuencia idealizamos las comunidades primitivas pensando que aquello era una balsa de aceite, como si aquellos cristianos primeros, con los mismos problemas que nosotros, en un ambiente tan duro y tan difícil, muy parecido al que hoy vivimos en muchos aspectos, fueran como almas angelicales que los problemas les resbalaran. 

No, la vida cristiana en las comunidades primitivas no era de color de rosa. Lucas presenta el ideal que se ha de vivir, pero del ideal a la realidad hay un gran trecho; basta con que cojamos el libro del apocalipsis donde Juan reta severamente a las iglesias, pues se van dejando y no hacen frente al problema de los “infiltrados” –yo llamo así a los que se confiesan cristianos, se meten dentro de la comunidad y van destruyéndola poco a poco, con sus críticas y sus actitudes traidoras, que sostienen el régimen político y destruyen el espíritu evangélico- mientras, van dejándose y caen en las redes, convirtiéndose en colaboradores de destrucción de la fraternidad. 

Las primeras comunidades no fueron una balsa de aceite, ni un jardín de rosas lindísimas, al contrario, cada rosa -por llamarle así a cada comunidad- estaba llena de espinas, que eran las dificultades que se iban presentando: 

La iglesia nace en Jerusalén con un grupito de personas que se han convertido, pero que les cuesta mucho dejar las tradiciones y la sumisión a la ley de Moisés, esto trajo de cabeza la Iglesia varios siglos y le costó fuertes dolores de cabeza que acabaron en persecuciones montadas en el mismo interior de ella. 

VE Y LO CUENTAS

Hay un comentario bastante generalizado que dice que la situación económica que sufrimos no ha producido un estallido social en nuestro país por la familia. La familia, tan denostada, vapuleada, pisoteada, ahora en los momentos difíciles es la que está sosteniendo a sus miembros más vulnerables. Compartiendo techo, dinero, dificultades, dándose apoyo, calor y amor. Y no olvidemos que la familia española hasta hace unos años, en su mayoría se basaba en el modelo cristiano. 

Cáritas nos alerta de que se corre el riesgo de desbordamiento de la función protectora de la red familiar, al seguir siendo la primera estrategia de supervivencia para hacer frente al impacto de la crisis. Y sin embargo, no corren tiempos en los que se apoye a la familia con medidas sociales, se la proteja y se la defienda. Nuestros políticos están en otras cosas. 

LO QUE NO VENDE

Nosotros defendemos el derecho a la vida, por eso estamos en contra del aborto, por eso defendemos que el aborto es el asesinato de un ser indefenso, más indefenso que los niños masacrados por Herodes, porque estos eran queridos por sus padres aunque sobraban y eran peligrosos para el sistema político. Los niños y niñas abortados hoy son despreciados por ambos. Entre 1985 y 2011 se han practicado 1,7 millones de interrupciones del embarazo en España. Entre 1992 y 2011 se registraron 5.087 abortos en menores de 15 años y 204.112 en jóvenes de entre 15 y 19, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). En 2011, 118.359 mujeres se sometieron a interrupciones voluntarias del embarazo según los datos de la página web de Sanidad. No se disponen aún de datos en los años 2012 y 2013. 

Comentario aparte merecería el genocidio legal que se está llevando a cabo con niños discapacitados por salirse de “lo normal”. 

Este drama se defiende como derecho de la madre, como libertad de la mujer y en su defensa se hacen innumerables manifestaciones. Este drama no interpela a muchos de los defensores de las libertades, de los derechos sociales, de los derechos humanos que como tantos genocidas a lo largo de la historia han cometido sus crímenes amparados por el silencio de los cobardes y apoyados por los que “se alimentaban” de ellos. 

EN ESTA SEMANA:

Día 30 6´30 tarde: Reunión con los padres de los niños de 1º de catequesis.

La Cabria, nº 244


HOJA PARROQUIAL DE S. JOSÉ 
DE LINARES, Nº 244
DOM. 4º Adviento
22-Diciembre-2013

Editorial

LA FIESTA DEL PERDÓN

Como cada año, este domingo día 22, como terminación del tiempo de Adviento y preparación inmediata para la venida de JESÚS, nos reunimos para “barrer” de nuestra comunidad todo aquello que pueda obstaculizar el que nazca la PAZ que nos trae Jesús como el gran regalo; esa Paz que ha de ser el fruto de la puesta en práctica de la Justica, la Verdad, la Fraternidad y el Amor como el aderezo que da sentido y luminosidad a nuestra vida. Esto es la NAVIDAD.

Y si la Navidad es dejar que todo esto nazca, crezca y se exprese, no ha forma más linda, real y grande que celebrar el PERDÓN que es la base de toda reconciliación y de la paz. Por eso, la mejor forma de celebrarla la navidad, es comenzar limpiando los caminos, enderezando los recovecos de nuestra vida, allanando “montañas” que con frecuencia levantamos en nuestra relación con los seres más queridos y elevando los barrancos que abrimos y que crean distancias impresionantes que nos impiden acercarnos y darnos la mano. 

Esto mismo es lo que hacemos cada vez que nos reunimos en la comunidad para celebrar el PERDÓN, pues sentimos que nadie somos perfectos y a cada momento estamos equivocándonos y haciendo daño a os que nos rodean; de la misma manera, todos sentimos sobre nosotros el fallo y las limitaciones de los otros que muchas veces nos hacen sentirnos molestos, es decir: todos sentimos la necesidad de pedir perdón y sentir que se nos perdona, pero al mismo tiempo, todos necesitamos decir que estamos abiertos a perdonar a todo el que nos está fastidiando. Esta es la gran alegría del SACRAMENTO DEL PERDÓN, por eso, es una de las expresiones más fuertes y auténticas de la presencia de Dios entre nosotros: No existe manifestación más grande del AMOR que el PERDÓN, pues es siempre el mayor de los regalos ya que, frente al castigo que mereceríamos por el daño causado, como respuesta recibimos el perdón que no merecemos. 

Cada momento de estos en el que nos reunimos la comunidad para celebrar el PERDÓN, se convierte en un signo entrañable con el que experimentamos el amor de Dios y la acogida fraterna de la comunidad en la que nos sentimos acogidos y, al mismo tiempo, se nos brinda la oportunidad de poder hacer cada uno lo mismo.

Palabra de Dios

Lectura del libro de Isaías 7, 10‑14

En aquellos días, el Señor habló a Acaz:

-“Pide una señal al Señor, tu Dios: en lo hondo del abismo o en lo alto del cielo.”

Respondió Acaz: -“No la pido, no quiero tentar al Señor.”

Entonces dijo Dios:

-“Escucha, casa de David: ¿no os basta cansar a los hombres, que cansáis incluso a mi Dios? Pues el Señor, por su cuenta, os dará una señal: Mirad: la virgen está encinta y da a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel que significa: Dios‑con‑nosotros”.

Palabra de Dios.

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 1, 1‑7

Pablo, siervo de Cristo Jesús, llamado a ser apóstol, escogido para anunciar el Evangelio de Dios.

Este Evangelio, prometido ya por sus profetas en las Escrituras santas, se refiere a su Hijo, nacido, según la carne, de la estirpe de David; constituido, según el Espíritu Santo, Hijo de Dios, con pleno poder por su resurrección de la muerte: Jesucristo, nuestro Señor.

Por él hemos recibido este don y esta misión: hacer que todos los gentiles respondan a la fe, para gloria de su nombre. Entre ellos estáis también vosotros, llamados por Cristo Jesús.

A todos los de Roma, a quienes Dios ama y ha llamado a formar parte de los santos, os deseo la gracia y la paz de Dios, nuestro Padre, y del Señor Jesucristo.

Palabra de Dios.

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 1, 18‑24

El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera:

María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo.

José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo:

-“José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados.”

Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor por el profeta: “Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel que significa “Dios‑con‑nosotros”.

Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y se llevó a casa a su mujer. 

Palabra de Dios

Vivir en la Iglesia

VIVIR EN CONFLICTO -VIII-

Ya pudimos ver la semana pasada cómo el conflicto estuvo, incluso, en el momento más importante de toda la vida de Jesús con sus mismos amigos íntimos, en el momento que Jesús había soñado y preparado durante toda su vida: aquella celebración fue tremenda.

La cosa no quedó ahí: cuando terminaron aquella cena, desaparecieron todos y Jesús invitó a sus tres mejores amigos a orar un rato ante lo que se venía encima…

Cuando llegaron al huerto de Getsemaní, Jesús quedó completamente decepcionado de ellos: no alcanzaban a calibrar la importancia del momento que vivían y se quedaron durmiendo: “¿No habéis podido aguantar orando conmigo una hora?" 

Cuando llegó el momento del peligro, lo dejaron solo y todos se dispersaron huyendo llenos de miedo. Pedro que se atrevió a acercarse a ver qué pasaba, a lo más mínimo se vino abajo: bastó que una mujerzuela le dijese que era galileo para decir: “No conozco a ese hombre” (Mt. 26,69-75)

Los apóstoles desaparecen del escenario del conflicto de Jesús y se esconden, otros logran escapar de Jerusalén y se vuelven a su tierra decepcionados: “Nosotros esperábamos que él iba a liberar a Israel” (Lc. 24,21). Ahora les tocaba volver a su tierra, decepcionados, avergonzados y frustrados, pues se habían unido al proyecto de Jesús pensando que era una buena oportunidad que les daba la vida de coger el poder.

Este recorrido que hemos hecho por evangelio de S. Mateo podemos hacerlo por los otros tres y encontraremos este mismo hecho como una gran mancha de aceite que tiñe todas las páginas del evangelio, como lo hizo con toda la vida de Jesús.

Pero la cosa no quedó ahí, este sería el sello que identifica a la iglesia y a los cristianos.

Nos vamos a acercar a ver cómo esta “mancha” traspasa la vida de Jesús y entra en la historia de la iglesia desde su mismo comienzo.

De la mano del franciscano Carlos Mesters vamos a abrir el libro de los Hechos y podremos observar que la sentencia de Jesús se va haciendo cada vez más actual y fuerte, pues a medida que la iglesia se extiende y agranda, el conflicto se hace más fuerte.

Ve y lo cuentas

Sí, cuenta a todos tus vecinos y amigos que una de las torpezas más grandes que podemos cometer en nuestra vida es justamente el no dejarnos querer por Dios y por los hermanos o el encerrarnos en el odio y el rencor que llega a secar la alegría y la vida en nuestro corazón.

Recuerda y cuenta a tu gente que es bueno reconocer que hemos cometido fallos y que el rectificar es de grandes y el perdonar es de nobles. La doctrina que nos enseñaban nuestros abuelos decía que para poder hacer una buena confesión debíamos prepararnos haciendo un pequeño examen de conciencia, para darnos cuenta de lo que habíamos hecho mal y que realmente nos hacía daño; de esa manera, cuando reconozco mis fallos, me duele haberlos cometido, siento la necesidad de pedir perdón por ellos y me comprometo a poner de mi parte para no volver a caer en ellos. Cuando he sido perdonado, como respuesta, siento la necesidad de agradecer y restituir el daño realizado, por eso se establece el cumplir una penitencia.

Esto exactamente es todo lo que hacemos cada vez que nos juntamos para celebrar el perdón, por tanto, cuando invites no escandalices contando lo que no es cierto, como el decir que aquí cada uno le pide perdón al Señor en su interior y ya está todo terminado. Eso, además de ser un grave error, no es cierto y produce escándalo.

En esta semana

Nos vamos a introducir en la celebración de uno de los momentos más entrañables de la vida cristiana: el Nacimiento para la humanidad de Dios que ha decidido hacerse hombre para venirse a vivir con los hombres,

Nunca jamás pudimos imaginar los seres humanos que Dios pudiera hacer tanto por nosotros, hasta el punto que se rebajase hasta ponerse a nuestra altura y, al mismo tiempo, jamás pudimos atrevernos a pensar que el ser humano llegase a un nivel tan alto que se ponga a la altura de Dios. 

El misterio de la ENCARNACIÓN nos lanza un reto impresionante de cambiar radicalmente nuestra manera de mirar a la humanidad y entender que la PERSONA se convierte desde ese momento supremo en el gran valor absoluto por el que el mismo Dios apuesta y se hace uno de nosotros. Este es el gran motivo de nuestra alegría. ¡¡¡FELICIDADES A TODOS!!!

El viernes día 27 a las 7.30 el Consejo Pastoral de nuestra parroquia invita a un rato de confraternización en el salón parroquial. La bebida y la tapa la pone la parroquia; si alguien quiere compartir alguna cosita, tiene campo libre para hacerlo.

-La colecta del día 25 la dedicaremos a todos aquellos que lo están pasando mal-

La Cabria, nº 243



HOJA PARROQUIAL DE S. JOSÉ 
DE LINARES, Nº 243
DOM. 3º Adviento
15-Diciembre-2013

Editorial

Concertinas

Es curioso cómo esta palabra, concertina, que a la mayoría de nosotros nos recordaba un instrumento musical, se haya convertido en uno de los más tristes símbolos de nuestros días. Concertinas son esas cuchillas que se han añadido a las vallas que “protegen” las fronteras de Ceuta y Melilla. Ponemos “protegen” entre comillas porque en realidad nos protegen a nosotros, no, desde luego, a las personas que tratan de saltarlas. Muchas personas de bien exponen argumentos muy pragmáticos que justifican su uso y el de otros medios para evitar avalanchas de inmigración masivas: “no podemos soportar esas avalanchas”, “son víctimas de las mafias”, “si todos los pobre vienen aquí, ¿no seremos todos pobres?”. Sin embargo, son razones desde el lado de la abundancia. Seguimos olvidando la gran injusticia de nuestro tiempo: una enorme mayoría de seres humanos vive en la inmensa pobreza que sostiene nuestra opulencia, pobreza que se convierte en desesperación que conduce a tantos a abandonar su país y su familia en busca de un futuro mejor. 

Vamos a prestar lo que queda de esta columna editorial de nuestra hoja a una oración de Adviento por estos inmigrantes del obispo de Tánger:

Mientras los ojos van de pobre a pobre, la fe indaga en la noche los indicios de tu llegada, Señor de la justicia y de la paz. Dejará de esperarte quien deje de verse pobre y ver a los pobres.

Ellos, los desamparados, los desvalidos, los acorralados contra las vallas del bienestar, ellos son humanidad en adviento y preparan en su noche tu venida, Jesús de Nazaret: ellos piden que vengas, necesitan oír tu palabra que ilumina y comer tu pan que fortalece, necesitan ver que en sus vidas florece la justicia y abunda la paz, necesitan ver la salvación que viene de Dios, necesitan que tú seas su pastor, necesitan tu Navidad.

El sufrimiento los mantiene alertos, la esperanza los mantiene vivos.

Puede que no conozcan tu nombre, vulnerable como sus vidas; puede que no conozcan tu Reino, pues no los conocen sin vallas, y tu Reino no las tiene; puede que no sepan de tus sueños, de tus promesas, pero sueñan siempre contigo, con tu Reino, con tu nombre: Jesús.

Y hoy, en este tiempo de adviento para todas las esperanzas, tu Iglesia, bautizada con tu Espíritu y con tu fuego, escuchando y comulgando, se reviste de ti para que te encuentren los que te buscan, los que te necesitan, los que tienen hambre de pan, de justicia, de ti.

Feliz adviento, Iglesia de Cristo; feliz adviento, pobres de Cristo.

Palabra de Dios

Lectura del libro de Isaías 35, 1-6a. 10

El desierto y el yermo se regocijarán, se alegrarán el páramo y la estepa, florecerá como flor de narciso, se alegrará con gozo y alegría.

Tiene la gloria del Líbano la belleza del Carmelo y del Sarión.

Ellos verán la gloria del Señor, la belleza de nuestro Dios.

Fortaleced las manos débiles, robusteced las rodillas vacilantes; decid a los cobardes de corazón: «Sed fuertes, no temáis.

Mirad a vuestro Dios, que trae el desquite; viene en persona, resarcirá y os salvará.»

Se despegarán los ojos del ciego, los oídos del sordo se abrirán, saltará como un ciervo el cojo, la lengua del mudo cantará, y volverán los rescatados del Señor.

Vendrán a Sión con cánticos: en cabeza, alegría perpetua; siguiéndolos, gozo y alegría. Pena y aflicción se alejarán.

Palabra de Dios.

Lectura de la carta del apóstol Santiago 5, 7‑10

Tened paciencia, hermanos, hasta la venida del Señor.

El labrador aguarda paciente el fruto valioso de la tierra, mientras recibe la lluvia temprana y tardía.

Tened paciencia también vosotros, manteneos firmes, porque la venida del Señor está cerca.

No os quejéis, hermanos, unos de otros para no ser condenados. Mirad que el juez está ya a la puerta.

Tomad, hermanos, como ejemplo de sufrimiento y de paciencia a los profetas, que hablaron en nombre del Señor.

Palabra de Dios.

Lectura del santo evangelio según san Mateo 11, 2‑11

En aquel tiempo, Juan, que había oído en la cárcel las obras del Mesías, le mandó a preguntar por medio de sus discípulos:

—«¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?»

Jesús les respondió:

—«Id a anunciar a Juan lo que estáis viendo y oyendo: los ciegos ven, y los inválidos andan; los leprosos quedan limpios, y los sordos oyen; los muertos resucitan, y a los pobres se les anuncia el Evangelio.

¡Y dichoso el que no se escandalice de mí!»

Al irse ellos, Jesús se puso a hablar a la gente sobre Juan:

—«¿Qué salisteis a contemplar en el desierto, una caña sacudida por el viento? ¿O qué fuisteis a ver, un hombre vestido con lujo? Los que visten con lujo habitan en los palacios. Entonces, ¿a qué salisteis?, ¿a ver a un profeta?

Sí, os digo, y más que profeta; él es de quien está escrito:

“Yo envío mi mensajero delante de ti, para que prepare el camino ante ti.”

Os aseguro que no ha nacido de mujer uno más grande que Juan, el Bautista; aunque el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él.»

Palabra del Señor.

Vivir en la Iglesia

VIVIR EN CONFLICTO -VII-

Nosotros llamamos “Triunfal” a la entrada de Jesús en Jerusalén, pero fue uno de los momentos fuertes de conflicto en la vida de Jesús: los mismos apóstoles y la gente lo interpretaron como un golpe de estado; lógicamente, los nervios se los comían a todos y a continuación de los nervios vino el miedo y la tensión de no saber en qué iba a concluir aquel espectáculo que los había dejado decepcionados (Mt. 21, 1-17).

Tampoco fue aquella semana unos días de juerga y de alegría en las fiestas judías, sino de una tensión y un miedo espantoso, pues se jugaban todos la vida y los momentos de desencuentro, de tensión, de nervios, de decepción y de angustia se sucedían. 

Podemos ir deteniéndonos en cada paso que se fue dando. Enfrenta abiertamente a todas las autoridades del país (sacerdotes, fariseos, saduceos, escribas y letrados, jueces…) y termina sentenciando a Jerusalén: “Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a quienes te han sido enviados…vuestra casa va a quedar desierta” (Mt. Cap. 23)

El momento más grande y fuerte de tensión lo encontramos justamente en el momento más importante de la vida de Jesús, momento que ha estado deseando que llegue durante 33 años: la renovación de la Alianza y el establecimiento de la Alianza nueva que será la Eucaristía: allí estaban los nervios a tope y el mismo Jesús los tensó hasta el extremo cuando dijo: “Uno de vosotros me va a entregar” (Mt. 26,21). Y todos se sintieron tocados, nadie se fiaba del que tenía al lado… En ese estado de tensión partió el pan y se lo dio diciendo esto es mi cuerpo y esta es mi sangre que se entrega y se derrama por todos vosotros. (Mt.26, 26-28).

La tensión llegó a tal extremo que Judas no pudo aguantarla y se salió corriendo; detrás de él se fueron todos.

Ve y lo cuentas

Como ya es habitual en el mes de diciembre, nuestros amigos del Movimiento Cultural Cristiano ponen en marcha su campaña anual por la justicia en las relaciones Norte – Sur. 

En su comunicado de este año nos dicen: “Más de 2.500 millones de personas en el mundo viven con menos de 1,50 euros al día. El 90% de la población mundial dispone del 17% de la riqueza. Por ello, el Norte enriquecido ha puesto muros y alambradas en las fronteras con los países empobrecidos. Es poner vallas al hambre. Y en estas fronteras encuentran muerte y violencia millones de migrantes que cada día intentan cruzar en Centroamérica, Melilla, el Estrecho, Lampedusa... 

En plena reorganización del sistema económico imperialista (a eso lo llaman “crisis”), ha aumentado la riqueza de la humanidad, pero se ha multiplicado también el hambre y la brecha entre enriquecidos y empobrecidos. El 10% más rico posee un 83% de la riqueza total. La riqueza de las 3 fortunas más grandes del mundo equivale al PIB de los 48 países más pobres.

Podemos unirnos a su denuncia en la marcha que tendrá lugar en Úbeda el viernes 20, en la Plaza de Andalucía a las 19h.

Campaña de Cáritas

Tenemos que seguir denunciando que es un escándalo que casi 1.000 millones de personas pasen hambre hoy en un mundo, un mundo que cuenta con recursos suficientes para alimentar a todos. Por ello, las 164 organizaciones nacionales que forman Caritas Internationalis se unen por primera vez en una campaña mundial para exigir que se termine con el hambre antes de finales de 2025. El lanzamiento fue el 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos. 

“Nos encontramos ante un escándalo mundial de casi mil millones de personas. Mil millones de personas que todavía sufren hambre hoy, no podemos mirar a otra parte, fingiendo que el problema no exista. Los alimentos que hay a disposición hoy en el mundo bastarían para quitar el hambre a todos.” – Papa Francisco.

Más información en http://food.caritas.org/?lang=es

En esta semana

Los días 19-20 y 21 vamos a celebrar un “Triduo” al Niño Dios que nos servirá de preparación para la vivencia de la Navidad. Terminaremos el triduo con la celebración comunitaria de la penitencia el domingo día 22 a las 6´30 de la tarde.

La Cabria, nº 242


HOJA PARROQUIAL DE S. JOSÉ 
DE LINARES, Nº 242
DOM. INMACULADA CONCEPCIÓN
8-Diciembre-2013

Editorial

Coincide el 2º domingo de Adviento con la fiesta de la Inmaculada Concepción. Tiempo de esperanza encarnado en una mujer. Si alguien es ejemplo perfecto y completo de esperanza es María.

Hemos encumbrado tanto a nuestra Madre, adornándola de tantos nombres y adjetivos hermosos que la hemos hecho sobrehumana. Y de esta forma, aunque haya sido llevados por el gran amor que le profesamos parece que lo que hizo, lo hizo porque esos dones sobrenaturales.

Conviene, por tanto, que nos acerquemos a Ella acercándola a nosotros.

María fue una joven de su tiempo, de su época. Destaca en ella su fe y su amor a Dios, opción de su vida. En su pueblo, seguramente, habría jóvenes, más o menos alejadas de la fe, que practicaran por costumbre o tradición sin que repercutiera en su vida, esto no es algo que solo ocurre en nuestra época.

Cuando sintió que Dios la había escogido para algo grande, sin tener idea clara de lo que era, se fio de Él. Nosotros ¿somos capaces de fiarnos de Dios? ¿Le dejamos actuar en nuestras vidas aunque el plan de Dios para nosotros no coincida con el nuestro?

María tenía claro su proyecto de vida: casarse y formar una familia y Dios escuchó su oración, claro que no en la forma en que Ella lo hubiera deseado: embarazada sin estar aún casada, criticada por todos y a punto de ser repudiada por su novio. Con todo esto en contra fue capaz de fiarse y dejar que Dios llevara su plan a cabo. 

Fue fiel a sus principios. Como esposa amó profundamente a su marido, fueron compañeros y amigos fieles en las dificultades y fue apoyo y se apoyó en José mientras lo tuvo a su lado.

Como madre fue coherente con sus principios y junto a su esposo educaron a su hijo en la fe de sus padres desde el amor infinito de Dios a todos los hombres y su inclinación por los pobres y los que sufren. Jesús vivió esto en su casa día tras día desde pequeño y pudo entender con claridad la desvirtualización que habían hecho “los sabios de Israel” del mensaje y el proyecto de Dios.

María, mantuvo siempre la esperanza en Dios, apoyándose siempre en la oración. Se fio y confió en Él hasta el final, incluso viendo a su Hijo acusado, condenado y ajusticiado injustamente. Y al final comprobó que Dios no defrauda.

No siempre sabemos cuáles son los planes de Dios para nosotros. Solamente sabemos que sus caminos no son nuestros caminos, pero siempre son los mejores.

Palabra de Dios

PRIMERA LECTURA. Lectura del libro del génesis (3;9-15, 20)

Después que Adán comió del árbol, el Señor Dios, le llamó:

- ¿Dónde estás?

Él contestó:

- Oí tu ruido en el jardín, me dio miedo porque estaba desnudo, y me escondí.

El Señor le replicó:

- ¿Quién te informó de que estabas desnudo? ¿Es que has comido del árbol del que te prohibí comer?

Adán respondió:

- La mujer que me diste por compañera me ofreció del fruto y comí.

El Señor Dios dijo a la mujer:

- ¿Qué es lo que has hecho?

Ella respondió:

- La serpiente me engaño y comí.

El Señor Dios dijo a la serpiente:

- Por haber hecho eso, serás maldita entre todo el ganado y todas las bestias del campo, te arrastrarás por el polvo y comerás polvo toda tu vida.

Establezco enemistades entre ti y la mujer, entre tu estirpe y la suya; ella te herirá la cabeza cuando tú la hieras en el talón.

El hombre llamó a su mujer “Eva” por ser la madre de todos los que vienen.

Palabra de Dios.

SEGUNDA LECTURA. Lectura de la carta de pablo a los efesios. (1:3-6. 11-12)

Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en la persona de Cristo con toda clase de bienes espirituales y celestiales. Él nos eligió en la persona de Cristo antes de crear el mundo para que fuésemos santos e irreprochables ante él por el amor. Él nos ha destinado en la persona de Cristo - por pura iniciativa suya - a ser sus hijos, para que la gloria de su gracia, que tan generosamente nos ha concedido en su querido hijo, redunde en alabanza suya. Con Cristo hemos heredado también nosotros. A esto estábamos destinados por decisión del que hace todo según su voluntad. Y así, nosotros, los que ya esperábamos en Cristo, seremos alabanza de su gloria

Palabra de Dios. 

EVANGELIO. Lectura de la carta de pablo a los efesios. (1:3-6. 11-12)

En aquel tiempo se presentó Juan el Bautista, proclamando en el desierto de Judea: "Conviértanse, porque el Reino de los Cielos está cerca". 

A él se refería el profeta Isaías cuando dijo: Una voz grita en el desierto: Preparen el camino del Señor, allanen sus senderos. 

Juan tenía una túnica de pelos de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. La gente de Jerusalén, de toda la Judea y de toda la región del Jordán iba a su encuentro, y se hacía bautizar por él en las aguas del Jordán, confesando sus pecados. 

Al ver que muchos fariseos y saduceos se acercaban a recibir su bautismo, Juan les dijo: "Raza de víboras, ¿quién les enseñó a escapar de la ira de Dios que se acerca? Produzcan el fruto de una sincera conversión, y no se contenten con decir: 'Tenemos por padre a Abraham'. Porque yo les digo que de estas piedras Dios puede hacer surgir hijos de Abraham. 
El hacha ya está puesta a la raíz de los árboles: el árbol que no produce buen fruto será cortado y arrojado al fuego. 
Yo los bautizo con agua para que se conviertan; pero aquel que viene detrás de mí es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de quitarle las sandalias. El los bautizará en el Espíritu Santo y en el fuego. Tiene en su mano la horquilla y limpiará su era: recogerá su trigo en el granero y quemará la paja en un fuego inextinguible".

Palabra del Señor.

Vivir en la Iglesia

VIVIR EN CONFLICTO -VI-

No podemos dejar pasar como algo sin importancia todos los momentos en que Jesús tiene que enfrentarse a los apóstoles porque ellos piensan y actúan de otra manera y con otros esquemas muy distintos a los de Jesús: recordemos momentos como el del ciego Bartimeo que gritaba y le decían que se callara para no molestar, (Mt. 20,30) o cuando los apóstoles no dejan que los niños estén al lado de Jesús, tuvo que rectificarles su actitud diciendo: “Dejadlos, no impidáis a los niños acercarse a mí; de los que son como ellos es el reino de los cielos” (Mt.19,24). En cambio los discípulos están anclados en unos moldes del respeto, de la comodidad, de sentir que nadie debe molestarlos… Esto tiene un eco clarísimo en nuestros días:

-El planteamiento que le tiene al joven rico fue la respuesta a lo que constantemente venía diciendo a los apóstoles y no acababan ni de entender ni de aceptar; cuando se marchó triste, porque había optado por el dinero, se quedaron todos pensando, aunque no lo dijeran: “es que es normal” y solo así tiene explicación la respuesta que tuvieron ante lo que dijo Jesús: “Entonces, ¿Quién podrá salvarse?” Es que todos pensaban como él y Jesús tuvo que salirles al paso y declararles: “Más fácil le es a un camello entrar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de los cielos” (Mt. 19, 16-26)

-Los constantes enfrentamientos que se van sucediendo en los que los fariseos, saduceos, escribas… se acercan a Jesús para cogerlo en un fallo y acusarlo; son constantes; pero nos vamos a detener en alguno que parece muy simple pero que estaba cargado de odio y de venganza: vienen a preguntarle si es lícito pagar el impuesto al Cesar: si dice que sí, es declarado un traidor a la patria, un renegado, un vendido… enemigo del pueblo. Si dice no, es declarado un insumiso al régimen y puede ser declarado él y los suyos, peligroso a la seguridad nacional, con lo que puede ser hasta condenado a muerte.

La respuesta dejó en evidencia a los que querían cogerlo: no se puede suplantar a Dios por nada ni por nadie; que se quede el Cesar en su sitio y Dios en el suyo. Fue una opción política muy fuerte, no aceptando al Cesar como Dios.

-En la etapa final de su vida, cuando van cerca de Jerusalén, no les dice que lo van a pasar muy bien en la fiesta ni suben a divertirse: “Mirad, estamos subiendo a Jerusalén, y el Hijo del Hombre va a ser entregado a los sumos sacerdotes, y a los escribas y lo condenarán a muerte y lo entregarán a los gentiles para que se burlen de él, lo azoten y lo crucifiquen…” (Mt. 20, 18-19)

Ve y lo cuentas

LA ALEGRÍA DEL EVANGELIO

San Pablo nos dice “Que la esperanza os tenga alegres” (Rom 12, 12). Hoy el papa Francisco comienza La Exhortación Apostólica EVANGELII GAUDIUM hablando también de la alegría. 

“La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría. En esta Exhortación quiero dirigirme a los fieles cristianos para invitarlos a una nueva etapa evangelizadora marcada por esa alegría, e indicar caminos para la marcha de la Iglesia en los próximos años. “

“El gran riesgo del mundo actual, con su múltiple y abrumadora oferta de consumo, es una tristeza individualista que brota del corazón cómodo y avaro, de la búsqueda enfermiza de placeres superficiales, de la conciencia aislada. Cuando la vida interior se clausura en los propios intereses, ya no hay espacio para los demás, ya no entran los pobres, ya no se escucha la voz de Dios, ya no se goza la dulce alegría de su amor, ya no palpita el entusiasmo por hacer el bien. Los creyentes también corren ese riesgo, cierto y permanente. Muchos caen en él y se convierten en seres resentidos, quejosos, sin vida. Ésa no es la opción de una vida digna y plena, ése no es el deseo de Dios para nosotros, ésa no es la vida en el Espíritu que brota del corazón de Cristo resucitado.”

“Invito a cada cristiano, en cualquier lugar y situación en que se encuentre, a renovar ahora mismo su encuentro personal con Jesucristo o, al menos, a tomar la decisión de dejarse encontrar por Él, de intentarlo cada día sin descanso.”

Tenemos un tesoro muy valioso que comunicar al mundo: Cristo y su Evangelio, y debemos hacerlo de la mejor forma en que puede hacerse: con alegría.

Que este Adviento nos sirva para reencontrarnos con Cristo “LA ESPERANZA QUE NOS TIENE ALEGRES” y así colaborar en esta nueva etapa evangelizadora a la que nos ha llamado el Santo Padre.

En esta semana

Os animamos a que leáis La Exhortación Apostólica EVANGELII GAUDIUM sobre EL ANUNCIO DEL EVANGELIO EN EL MUNDO ACTUAL. A nosotros nos ha encantado. Podéis encontrarla en www.conferenciaepiscopal.es

La Cabria, nº 241

HOJA PARROQUIAL DE S. JOSÉ 
DE LINARES
DOM.1º Adviento –A-
1-Diciembre-2013
Año V- Nº 241

Editorial

CAMBIARON LAS TORNAS

En este mundo que nos hemos fabricado, cada día vemos espectáculos más espeluznantes. Y es que nos olvidamos con mucha frecuencia de que, cuando éramos niños, sentíamos miedo de quedarnos solos; el mundo se nos venía encima y estábamos tan inseguros… No podíamos vivir sin nuestra madre.

Nos sentíamos el centro del mundo y hasta éramos celosos si es que alguien la acaparaba.

Nos sentíamos tan dueños de ella, que nos permitíamos el lujo hasta de ser crueles: nos vengábamos, le tirábamos la comida, se la vomitábamos, la obligábamos a ponernos ropa limpia y se la ensuciábamos; llegábamos a un sitio y montábamos el espectáculo, esperábamos que hubiera bastante gente para hacer de las nuestras y proporcionarle un buen sofocón dejándola en ridículo… ¡Cuánto nos han tenido que soportar!

Después fuimos creciendo y vimos cómo se sacrificaban nuestros padres por nosotros hasta ponernos en capacidad para afrontar la vida.

Y cuando crecimos, nos sentimos tan autosuficientes que prescindimos de ellos, nos emancipamos y nos distanciamos de ellos hasta olvidarlos.

Y los años van pasando y la relación entre padres e hijos es algo así como dos vasos comunicantes: un vaso se va llenando (el hijo que va creciendo), mientras el otro se va vaciando (los padres que van envejeciendo). Y al final, se cambian las tornas: el hijo es el vaso que está hasta el borde y el padre o la madre, que es como el niño del principio: un vaso que está al mínimo, con la misma inseguridad, con la misma importancia, con la misma necesidad de cariño, con la misma necesidad de atención, pero con una gran diferencia: el niño tiene una madre que no dudaría en entregarle la vida, pues lo considera un gran regalo y una bendición de Dios; ahora se encuentra un hijo que no se acuerda de todo lo que él hizo y exigió y ahora considera a su padre o a su madre una carga insoportable.

El ADVIENTO es tiempo de “ESPERA”: tiempo de ir sembrando lo que queramos recoger.

Palabra de Dios

PRIMERA LECTURA. Lectura del libro de Isaías 2, 1‑5

Visión de Isaías, hijo de Amós, acerca de Judá y de Jerusalén: Al final de los días estará firme el monte de la casa del Señor en la cima de los montes, encumbrado sobre las montañas.

Hacia él confluirán los gentiles, caminarán pueblos numerosos. Dirán: «Venid, subamos al monte del Señor, a la casa del Dios de Jacob: Él nos instruirá en sus caminos y marcharemos por sus sendas; Porque de Sión saldrá la ley, de Jerusalén la palabra del Señor.

Será el árbitro de las naciones, el juez de pueblos numerosos.

De las espadas forjarán arados, de las lanzas, podaderas. No alzará la espada pueblo contra pueblo, no se adiestrarán para la guerra.

Casa de Jacob, ven; caminemos a la luz del Señor.

Palabra de Dios.

SEGUNDA LECTURA. Lectura de la carta del Apóstol San Pablo a los Romanos 13, 11‑14a

Hermanos:

Daos cuenta del momento en que vivís; ya es hora de despertaros del sueño, porque ahora nuestra salvación está más cerca que cuando empezamos a creer. La noche está avanzada, el día se echa encima: dejemos las actividades de las tinieblas y pertrechémonos con las armas de la luz.

Conduzcámonos como en pleno día, con dignidad. Nada de comilonas ni borracheras, nada de lujuria ni desenfreno, nada de riñas ni pendencias. Vestíos del Señor Jesucristo.

Palabra de Dios. 

EVANGELIO. Lectura del santo Evangelio según San Mateo 24, 37‑44

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

-«Cuando venga el Hijo del hombre, pasará como en tiempo de Noé.

Antes del diluvio, la gente comía y bebía y se casaba, hasta el día en que Noé entró en el arca; y cuando menos lo esperaban llegó el diluvio y se los llevó a todos; lo mismo sucederá cuando venga el Hijo del Hombre:

Dos hombres estarán en el campo: a uno se lo llevarán y a otro lo dejarán; dos mujeres estarán moliendo: a una se la llevarán y a otra la dejarán.

Por tanto, estad en vela, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor.

Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora de la noche viene el ladrón, estaría en vela y no dejaría abrir un boquete en su casa.

Por eso, estad también vosotros preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del Hombre.

Palabra del Señor.

Vivir en la Iglesia

VIVIR EN CONFLICTO -V-

-Frente a la idea que tienen de ocupar puestos de poder y el ansia de protagonismo político, Jesús sale al paso y les declara abiertamente: “No penséis que he venido a la tierra a sembrar paz: no he venido a sembrar paz, sino espada” (Mt. 10,34). Y comienza a dar toda una serie de complicaciones en las que se van a encontrar y apretando bien las tuercas, diciendo que el que no se defina por el reino, no es de los suyos (Mt. 10, 37-42). Abiertamente se proclama piedra de choque y fuente de conflictos para ellos y para el mundo. 

-El conflicto de Jesús con su familia fue constante, hasta el punto que quisieron apartarlo de su camino. Y llegó un momento fuerte de enfrentamiento en público cuando estaba en Cafarnaúm en una reunión con la gente: “Uno le avisó: tu madre y tus hermanos están fuera y quieren hablar contigo, pero Él contestó: … Estos son mi madre y mis hermanos: el que haga la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ese es mu hermano y mi hermana y mi madre” (Mt. 12,46-50)

-Con las parábolas Jesús va dejando al descubierto la falsedad y la hipocresía de todos los que lo escuchan y en muchos momentos esto le cuesta fuertes choques.

-El mismo Herodes se inquieta ante la enseñanza de Jesús y la fama que está cogiendo con la gente que se le une, con lo que pasan a estar fichados por el poder imperial y las autoridades del templo, que se inquietan por las ideas que están entrando en el pueblo, que están poniendo en crisis hasta las mismas tradiciones que mantienen el estado de cosas (Mt. Cap. 15)

-Es llamativo el momento en que Jesús se enfrenta a los apóstoles después de la multiplicación de los panes: ellos vieron un momento fenomenal para animar a la gente a un levantamiento y “Jesús se fue de allí en la barca y se dirigió a la región de Magadán”. Después tuvo que enfrentarse a los apóstoles porque no habían entendido nada (Mt. 16,5-12); y ahí les preguntó qué opinaba la gente y qué pensaban ellos; Pedro le contestó: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios”, pero como Jesús veía que la idea que tenían no concordaba con la verdad, sino con las expectativas políticas que llevaban dentro, les prohibió que se lo dijeran a nadie, pues sabía que lo que iban a transmitir no sería correcto. (Mt. 16, 13-20)

-La confirmación de lo que decimos se encuentra a continuación: como Jesús sabía que no habían entendido nada, se puso a explicarles de lo que iba el tema y Pedro le saltó diciendo: “Lejos de ti tal cosa, Señor, eso no puede pasarte” Y Jesús se tuvo que enfrentar a él de la forma más fuerte que jamás vimos en el evangelio: “Apártate de mí, Satanás, eres mi piedra de tropiezo, porque tú piensas como los hombres, no como Dios. Entonces dijo a los discípulos: “Si alguno quiere venir en pos de mí, que se niegue a sí mismo, que tome su cruz y me siga…” (Mt. 16,22-26)

Ve y lo cuentas

Cada mañana nos despertamos y nos desayunamos con nuevos escándalos. Al pueblo llano y sencillo, perdido en la desesperación, le cuentan el cuento de la lechera y le hacen creer que los problemas se resuelven “Exigiendo que la iglesia católica se autofinancie y eliminando la casilla de aportación voluntaria de la declaración de la renta de los católicos… Además, hay que obligar a que pague el IBI de las propiedades que tiene…” (Ecclesia Nº 3701/5- 16 Nov.2013)

Mientras tanto, los ladrones, los asesinos, los violadores, andan por las calles hasta exigiendo que se les indemnice. Y el pueblo entretenido con el futbol.

Es increíble leer estas palabras de Benito Pérez Galdós hace 100 años, que escribía en su libro publicado en 1912: "Los dos partidos que se han concordado para turnarse pacíficamente en el Poder son dos manadas de hombres que no aspiran más que a pastar en el presupuesto. Carecen de ideales, ningún fin elevado los mueve; no mejorarán en lo más mínimo las condiciones de vida de esta infeliz raza, pobrísima y analfabeta. Pasarán unos tras otros dejando todo como hoy se halla, y llevarán a España a un estado de consunción que, de fijo, ha de acabar en muerte. No acometerán ni el problema religioso, ni el económico, ni el educativo; no harán más que burocracia pura, caciquismo, estéril trabajo de recomendaciones, favores a los amigotes, legislar sin ninguna eficacia práctica, y adelante con los farolitos... Si nada se puede esperar de las turbas monárquicas, tampoco debemos tener fe en la grey revolucionaria (...) No creo ni en los revolucionarios de nuevo cuño ni en los antediluvianos (...) La España que aspira a un cambio radical y violento de la política se está quedando, a mi entender, tan anémica como la otra. Han de pasar años, tal vez lustros, antes de que este Régimen, atacado de tuberculosis ética, sea sustituido por otro que traiga nueva sangre y nuevos focos de lumbre mental".

Esto entristece

Es la primera sensación ante la noticia repetida a cada momento de los robos que se vienen dando en el Comedor de nuestra Caritas Interparroquial de Linares. Es la Noticia del día. Pero es la tristeza que, así como el frío hiela los huesos, estas cosas, hielan el alma, porque es triste que algún pobre llegue a perder la dignidad hasta el punto que, la forma que tenga de vengarse ante la injusticia que se está dando, sea revolverse contra su hermano pobre que sufre tanto o más que él y se encuentra en peores condiciones. Esto es el signo más triste de la MISERIA humana, que no consiste en carecer de cosas, sino en dejar que el corazón sea invadido por la codicia y la avaricia y, entonces, el ser humano se convierte en un peligro para la sociedad y para la tierra.

En esta semana

  • Día 2- Reunión padres de 1º. 
  • Día 3- Reunión padres de 3º. 
  • Día 4- Reunión padres de 2º. 
  • Día 5- Reunión padres de 4º.

La Cabria, nº 240


HOJA PARROQUIAL DE S. JOSÉ 
DE LINARES
DOM. 34 CRISTO REY
24-Noviembre-2013
Año V- Nº 240

Editorial

Cristo, rey

Hoy celebramos la festividad solemne de nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo. Lo cierto es que desde el principio mismo muy poca gente entendió el calado de este “título”. Y es que su mensaje es tan diferente que siempre ha costado trabajo llegar al fondo de lo que Él nos quiere decir. Sus contemporáneos, a la primera de cambio, trataron de hacerlo “rey” a la manera en que lo eran los reyes de entonces. En el mismo calvario, como nos dice el Evangelio de hoy, se burlaban de Él por haberse proclamado “rey” y no ser capaz de salvarse a sí mismo. Sus propios discípulos, ante el anuncio del “Reino”, se peleaban por los mejores puestos de “su gobierno”. Incluso no hace tanto, en nuestra misma España, hasta hubo un grupo de terroristas que se autodenominaban “Guerrilleros de Cristo Rey” y se dedicaban incluso a matar en nombre, nada menos, que de “Cristo Rey”.

El significado del Reino del cuál Cristo es Rey es muy diferente, y tiene que ver con la manera en que nosotros entendemos nuestro mundo: hay quien piensa, por ejemplo, que este mundo no tiene arreglo, que lo mejor es el “sálvese quien pueda” porque cada uno va a lo suyo y, en ese caso, más nos vale mirar por nosotros y por los nuestros. Jesús, por el contrario, declara que este mundo Dios no lo ha creado para que el egoísmo y la injusticia campen a sus anchas. Él nos dice que Dios Padre ha creado el mundo por Amor y para el Amor, y ese Amor sólo puede manifestarse en Paz y Justicia: ese mundo es del que Cristo se proclama Rey.

Por otra parte, ser cristiano significa creerse de verdad la posibilidad de este reinado, que está ya entre nosotros pero todavía no en plenitud. Y no vale caer en el desánimo por todas las injusticias que vemos cada día, sino pelear, como soldados sin armas ni violencia, por la implantación definitiva de ese Reino. Creer que va a llegar es un acto de fe que todo cristiano tiene que asumir.

Palabra de Dios

PRIMERA LECTURA. Lectura del libro de Samuel 5, 1-3

En aquellos días, todas las tribus de Israel fueron a Hebrón a ver a David y le dijeron:

- «Hueso tuyo y carne tuya somos; ya hace tiempo, cuando todavía Saúl era nuestro rey, eras tú quien dirigías las entradas y salidas de Israel. Además el Señor te ha prometido: "Tú serás el pastor de mi pueblo Israel, tú serás el jefe de Israel."»

Todos los ancianos de Israel fueron a Hebrón a ver al rey, y el rey David hizo con ellos un pacto en Hebrón, en presencia del Señor, y ellos ungieron a David como rey de Israel. 

Palabra de Dios. 

SEGUNDA LECTURA. Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses 1, 12-20

Hermanos:

Darnos gracias a Dios Padre, que nos ha hecho capaces de compartir la herencia del pueblo santo en la luz.

Él nos ha sacado del dominio de las tinieblas, y nos ha trasladado al reino de su Hijo querido, por cuya sangre hemos recibido la redención, el perdón de los pecados.

Él es imagen de Dios invisible, primogénito de toda criatura; porque por medio de él fueron creadas todas las cosas: celestes y terrestres, visibles e invisibles, Tronos, Dominaciones, Principados, Potestades; todo fue creado por él y para él.

Él es anterior a todo, y todo se mantiene en él.

Él es también la cabeza del cuerpo: de la Iglesia.

Él es el principio, el primogénito de entre los muertos, y así es el primero en todo.

Porque en él quiso Dios que residiera toda la plenitud.

Y por él quiso reconciliar consigo todos los seres: los del cielo y los de la tierra, haciendo la paz por la sangre de su cruz.

Palabra de Dios. 

EVANGELIO. Lectura del santo evangelio según san Lucas 23, 35-43

En aquel tiempo, las autoridades hacían muecas a Jesús, diciendo:

- «A otros ha salvado; que se salve a sí mismo, si él es el Mesías de Dios, el Elegido.»

Se burlaban de él también los soldados, ofreciéndole vinagre y diciendo:

- «Si eres tú el rey de los judíos, sálvate a ti mismo.»

Habla encima un letrero en escritura griega, latina y hebrea: «Éste es el rey de los judíos.»

Uno de los malhechores crucificados lo insultaba, diciendo:

- «¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a nosotros.»

Pero el otro lo increpaba:

- «¿Ni siquiera temes tú a Dios, estando en el mismo suplicio? Y lo nuestro es justo, porque recibimos el pago de lo que hicimos; en cambio, éste no ha faltado en nada.»

Y decía:

- «Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino.»

Jesús le respondió:

- «Te lo aseguro: hoy estarás conmigo en el paraíso.» 

Palabra del Señor.

Vivir en la Iglesia

VIVIR EN CONFLICTO-IV-

En este choque constante de Jesús con los apóstoles nos encontramos innumerables momentos en los que Jesús tiene que ponerlos en su sitio porque ellos van por otro lado y tiene que corregir la manera de pensar, sus mismos sentimientos:

-El momento de la tempestad calmada: lo traen los tres evangelistas; debió de ser algo muy fuerte; no sabemos nada, pero ha quedado constancia del reproche que Jesús les hizo: “¿Por qué tenéis miedo, hombres de poca fe?” (Mt. 8,26)

-Podemos recordar el momento en que no dejan a Jesús y a los apóstoles entrar en Gerasa porque había curado a un endemoniado; la gente prefería vivir con un endemoniado antes que con una persona que les llevaba la paz (Mt. 8, 34)

-Algo parecido ocurre con las curaciones que va haciendo y son interpretadas como blasfemias que escandalizan (Mt. 9,3) y su relación con la gente marginada y excluida escandaliza a todos (Mt. 9,11. 34)

-Los envió a ir delante de Él para que la gente supiera algo de Jesús cuando se encontraran con Él y les dio algunas normas. Cuando volvieron venían entusiasmados y para que no se emocionaran y cogieran de mala manera la experiencia, se puso a decirles: “Tened cuidado; yo os envío como ovejas en medio de lobos; por eso, sed sagaces como serpientes y sencillos como palomas… porque os van a entregar en los tribunales, os azotarán en la sinagoga y os harán comparecer ante gobernantes y reyes por mi causa…” (Mt. 10, 16-19). No es de color de rosa lo que les espera, sino una fuerte lucha que les va a costar la vida: “Seréis odiados todos a causa de mi nombre, pero el que persevere hasta el final, se salvará” (Mt. 10,22)

Ve y lo cuentas

Si hemos asumido que Cristo es Rey en un Reino donde tiene que triunfar el Amor y la Justicia, si nos consideramos soldados de ese Reino, está claro que tenemos muchas batallas que librar. Empecemos por caer en la cuenta que hace mucho frío, ¿verdad? Pues desde Cáritas Interparroquial nos hacen este llamamiento: 

"En estos días en los que el frío se hace más duro, acordémonos de los sin techo, de aquellos que no tiene hogar, aumentemos la solidaridad ya sea con ropa, alimentos..., ¡ellos nos necesitan! Entre todos podemos hacer grandes cosas, así agradecer a nuestros voluntarios que cada día se esfuerzan en los distintos ámbitos en los que trabajan por dar lo mejor de sí mismos, ofrecen no sólo ropa o alimento, sino una sonrisa, un rato de conversación, una esperanza para todos los invisibles de nuestros días.
Entre todos podemos conseguir cambiar el frío por calidez, la tristeza por sonrisa y desolación por esperanza.
Intentemos ser más solidarios, muchas cosas de las que nos sobran a otros les falta....”.

Esto no vende

Ahora que comienza la campaña de aceituna, muchos celebran la posibilidad de obtener unos ingresos que, en los tiempos que corren, van a sacar de más de un apuro.

La cara amarga de la noticia es de nuevo la de los inmigrantes que también acuden a nuestra tierra ante la esperanza de poder obtener unos jornales.
Cáritas Diocesana denuncia que muchos de ellos están durmiendo ya en la calle, a pesar del frío que aunque tarde, ha llegado, y pide a las administraciones "cuantas acciones sean necesarias" para evitarlo y "dar un trato digno a estas personas".

Hasta que el 29 de noviembre abran sus puertas la red provincial de albergues, Cáritas atiende a gran parte de estas personas con los medios de los que dispone, proporcionando al menos algo de comida y la posibilidad de asearse.

La cita

Somos soldados derrotados de una causa invencible, la causa de los derechos humanos, que son derechos divinos”. Pedro Casaldáliga.

La Cabria, nº 239

HOJA PARROQUIAL DE SAN JOSÉ 
DE LINARES
DOM. 33 del t. o. C
17-Noviembre-2013
Año V- Nº 239

Editorial

TESTIGOS HOY

«Os digo que si éstos (nosotros) callan (callamos) gritarán las piedras.» (Lc 19, 39) Hoy las piedras de la pobreza, la desigualdad, el desencanto, el individualismo, el materialismo están gritando porque la mayoría de nosotros callamos, permanecemos mudos, indiferentes, impasibles, alejados de Dios o encerrados en una religiosidad comodona y costumbrista. 

En el siglo XXI, en un mundo global millones de personas necesitan escuchar la palabra de Jesús, especialmente los jóvenes encerrados en sí mismos, viviendo solo el día a día sin plantearse el sentido de la vida, el luchar por otros, el darse a los demás. Necesitamos nuevos apóstoles que tomen el relevo y sigan anunciando la buena noticia. Con ilusión, valentía, creatividad, iniciativa y riesgo, que interpelen a jóvenes y adultos con su vida, con sus obras, con su palabra. 

Jesús sigue llamando y afortunadamente hay jóvenes dispuestos a seguirle, contra viento y marea, porque no está bien visto, porque hoy día la opción por el sacerdocio o la vida religiosa es una opción de locos, pero necesitamos tantos locos así... 

Y Jesús también nos llama a cada uno de nosotros, a que anunciemos su Voz desde nuestra vida, desde nuestra realidad, entre la gente con la que la vida nos va poniendo en contacto (jóvenes y mayores, alejados y convencidos). Somos apóstoles hoy, llamados a anunciar la Buena Noticia, porque si no lo hacemos ¿quién lo hará? ¿con qué se llenará ese vacío? ¿Quién dará a conocer el amor infinito que Dios nos tiene? ¿Quién exigirá la justicia, paz, libertad que Dios quiere? ¿Cómo se hará realidad en la tierra el Reino de Dios? ¡Cómo tendremos jóvenes que elijan la opción del servicio pleno en su vida!

Palabra de Dios

PRIMERA LECTURA. Lectura de la profecía de Malaquías 3, 19‑20a

Mirad que llega el día, ardiente como un horno: malvados y perversos serán la paja, y los quemaré el día que ha de venir —dice el Señor de los ejércitos—, y no quedará de ellos ni rama ni raíz. 

Pero a los que honran mi nombre los iluminará un sol de justicia que lleva la salud en las alas. 

Palabra de Dios. 

SEGUNDA LECTURA. Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses 3, 7‑12

Hermanos: 

Ya sabéis como tenéis que imitar nuestro ejemplo: no vivimos entre vosotros sin trabajar, nadie nos dio de balde el pan que comimos, sino que trabajamos y nos cansamos día y noche, a fin de no ser carga para nadie. 

No es que no tuviésemos derecho para hacerlo, pero quisimos daros un ejemplo que imitar. 

Cuando vivimos con vosotros os lo mandamos: El que no trabaja, que no coma. 

Porque nos hemos enterado de que algunos viven sin trabajar, muy ocupados en no hacer nada. 

Pues a esos les mandamos y recomendamos, por el Señor Jesucristo, que trabajen con tranquilidad para ganarse el pan. 

Palabra de Dios. 

EVANGELIO. Lectura del santo evangelio según san Lucas 21, 5‑19

En aquel tiempo, algunos ponderaban la belleza del templo, por la calidad de la piedra y los exvotos. Jesús les dijo: 

—«Esto que contempláis, llegará un día en que no quedará piedra sobre piedra: todo será destruido.» 

Ellos le preguntaron: 

—«Maestro, ¿cuándo va a ser eso?, ¿y cuál será la señal de que todo eso está para suceder?» 

Él contestó: 

—«Cuidado con que nadie os engañe. Porque muchos vendrán usurpando mi nombre, diciendo: "Yo soy", o bien: "El momento está cerca"; no vayáis tras ellos. 

Cuando oigáis noticias de guerras y de revoluciones, no tengáis pánico. 

Porque eso tiene que ocurrir primero, pero el final no vendrá en seguida.» 

Luego les dijo: 

—«Se alzará pueblo contra pueblo y reino contra reino, habrá grandes terremotos, y en diversos países epidemias y hambre. 

Habrá también espantos y grandes signos en el cielo. 

Pero antes de todo eso os echarán mano, os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y a la cárcel, y os harán comparecer ante reyes y gobernadores, por causa mía. Así tendréis ocasión de dar testimonio. 

Haced propósito de no preparar vuestra defensa, porque yo os daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro. 

Y hasta vuestros padres, y parientes, y hermanos, y amigos os traicionarán, y matarán a algunos de vosotros, y todos os odiarán por causa mía. 

Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá; con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas.» 

Palabra del Señor.

Vivir en la Iglesia

VIVIR EN CONFLICTO-III-

Ya venimos viendo cómo aceptar el proyecto de Jesús y entrar en su camino supone un cambio radical de actitudes y un enfrentamiento a sistemas establecidos. Por eso mucha gente sale renegando cuando ve que el Evangelio no se acomoda a sus intereses.

Los capítulos 5 al 7 de S. Mateo, que es el discurso programático de Jesús, son el mayor manual de conflictos que podemos imaginar: supone toda una revolución que va a ser constante piedra de choque en la relación de Jesús con los apóstoles, pues nunca van a entender lo que Jesús les plantea:

-Frente al reto y al proyecto de todo hombre de adquirir bienes y enriquecerse, Jesús plantea un reto distinto y declara la codicia y la avaricia como auténticas manifestaciones de idolatría: “No atesoréis para vosotros tesoros en la tierra… Haceos tesoros en el cielo… porque donde está tu tesoro allí está puesto tu corazón… Nadie puede servir a dos señores, porque despreciará a uno y amará al otro, o al contrario… No podéis servir a Dios y al dinero” (Mt. 6,11-24)

-Jesús declara la guerra a la mentira y a la apariencia y proclama la adhesión a la verdad e invita a desenmascarar a quien va engañando por la vida: “Cuidado con los falsos profetas, que se acercan con piel de oveja, pero por dentro son lobos rapaces… Por los frutos los conoceréis” (Mt. 7,15.16)

Ve y lo cuentas

Pedro Meca Zuazu, es un dominico navarro de 78 años que ha dedicado toda su vida a dar autoestima a los sin techo. Desde que hace años se fue a vivir con los que no tienen nada, congrega multitudes. En sus iniciativas los sin techo no son los que reciben sino los que dan. Es como le llaman sus hermanos de la Orden, el capellán de los vagabundos en París, ciudad en la que lleva ya una buen parte de su vida. Allí se dedica a estar literalmente con los más pobres, a generarles oportunidades laborales, ayudando a que tengan una muerte digna pero, sobre todo, trabaja en devolverles la dignidad que han perdido y a recuperar la autoestima.

Su principal labor es hacer ver a los sin techo y al resto de la gente que no se puede ver sólo a las personas como pobres porque carecen de algo, ya que esto es algo muy limitador. Hay que atender a la totalidad de la persona, teniendo en cuenta que todos tienen potencialidades y riquezas que aportar al resto. 

Surgió así la obra por la que este dominico navarro es conocido en Francia y en el extranjero: los Compañeros de la Noche y el centro La Moquette. Es un centro en el que las personas sin techo y con techo pueden ir por las noches entre semana para reunirse, leer el periódico, jugar a las cartas, hablar o participar en conferencias. Es decir, hallarse en un clima de acogida y de escucha, en el que los sin techos recuperen su dignidad y los con techo pierdan sus prejuicios. De hecho, en este local no se da ni ropa ni alimento.

Ha creado lo que se llama “los muertos en la calle” ya que “había gente que moría en la calle y nadie los reclamaba”. La gente de la calle acompaña a los que mueren en la calle o por los que nadie se interesa. Así la gente de la calle aporta a la sociedad cosas que no aporta nadie. Le encienden una vela, hacen un taller de escritura y los textos se leen en la celebración ya sea civil o religiosa”.

La otra actividad que llevan a cabo los sin techo de París es ayudar a los necesitados. Así, apadrinan a niños de la calle de Kabul. Una vez al mes tienen reuniones de solidaridad para ver qué hacer, recogen dinero, les mandan cartas y los niños se sorprenden de que en Europa haya gente en la calle. Esto les recupera la autoestima porque no han podido ocuparse de su familia”, y sienten que pueden aún en su situación ayudar a otros.

La Cabria, nº 238

HOJA PARROQUIAL DE S. JOSÉ 
DE LINARES
DOM. 32 del t. o. C
10-Noviembre-2013
Año V- Nº 238

Editorial

EL LADRÓN DE LOS POBRES

Llevamos sufriendo en la casa de acogida y en la parroquia el constante acoso de ladrones, cosa que irremediablemente va deteriorando lo más grande y lindo que ha tenido nuestra comunidad: el espíritu y el ambiente fraterno que la caracteriza. Al final, cuesta tener que concluir que estamos matando o dejando que maten algo que ha sido en la historia signo de nuestra identidad.

Estamos viendo cómo “alguien” entra en la casa de acogida y las hermanas se encuentran en la más absoluta indefensión, teniendo que responder al atropello y al atraco que constantemente les hacen. 

La misma cosa está ocurriendo en la parroquia: ésta es la tercera vez que lo hacen y hemos venido callando, para no alterar el ambiente, para, que nadie se sienta acusado… pero al final, si no nos decidimos a parar esto, todos resultamos ser ladrones, mientras no se identifique al autor.

Éste es el problema que suele darse cuando se desestructura una sociedad: se pierden los grandes valores y el ser humano es asaltado por la codicia o la avaricia. Entonces es cuando entra la verdadera miseria y, en lugar de reaccionar contra los causantes del desorden o el atropello, que en este caso los tenemos muy bien identificados, se revuelve contra sus propios vecinos que son tan débiles o más que él. 

Ciertamente esto es muy triste y lamentable porque estas actitudes lo único que hacen es impedir que se pueda dar un mínimo de organización, y la vida se convierte en una auténtica jauría; es una escenificación del extremo a donde llega la teoría del filósofo inglés: “El hombre convertido en un lobo para el hombre” 

No, la solución no es blindar las puertas, pues con ellas estamos blindando el corazón y terminamos sin fiarnos los unos de los otros, cerrándonos y no queriendo saber nadie de nadie; así, cuando alguien se hunde, se queda perdido en la cuneta de la vida.

La solución es poner más atención los unos en los otros, de modo que, el que quiera hacer daño, que sepa que se va a encontrar con todo un barrio que está dispuesto a hacerle frente.

Palabra de Dios

PRIMERA LECTURA. Lectura del segundo libro de los Macabeos 7, 1‑2. 9‑14

En aquellos días, arrestaron a siete hermanos con su madre. El rey los hizo azotar con látigos y nervios para forzarlos a comer carne de cerdo, prohibida por la Ley. 

Uno de ellos habló en nombre de los demás: 

—«¿Qué pretendes sacar de nosotros? Estamos dispuestos a morir antes que quebrantar la ley de nuestros padres.» 

El segundo, estando para morir, dijo: 

—«Tú, malvado, nos arrancas la vida presente; pero, cuando hayamos muerto por su ley, el rey del universo nos resucitará para una vida eterna.» 

Después se divertían con el tercero. Invitado a sacar la lengua, lo hizo en seguida, y alargó las manos con gran valor. Y habló dignamente: 

—«De Dios las recibí, y por sus leyes las desprecio; espero recobrarlas del mismo Dios.» 

El rey y su corte se asombraron del valor con que el joven despreciaba los tormentos. 

Cuando murió éste, torturaron de modo semejante al cuarto. Y, cuando estaba para morir, dijo: 

—«Vale la pena morir a manos de los hombres, cuando se espera que Dios mismo nos resucitará. Tú, en cambio, no resucitarás para la vida.» 

Palabra de Dios. 

SEGUNDA LECTURA. Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses 2, 16 -3,5

Hermanos: 

Que Jesucristo, nuestro Señor, y Dios, nuestro Padre, que nos ha amado tanto y nos ha regalado un consuelo permanente y una gran esperanza, os consuele internamente y os dé fuerza para toda clase de palabras y de obras buenas. 

Por lo demás, hermanos, rezad por nosotros, para que la palabra de Dios siga el avance glorioso que comenzó entre vosotros, y para que nos libre de los hombres perversos y malvados, porque la fe no es de todos. 

El Señor, que es fiel, os dará fuerzas y os librará del Maligno. 

Por el Señor, estamos seguros de que ya cumplís y seguiréis cumpliendo todo lo que os hemos enseñado. 

Que el Señor dirija vuestro corazón, para que améis a Dios y tengáis la constancia de Cristo. 

Palabra de Dios

EVANGELIO. Lectura del santo evangelio según san Lucas 20, 27‑38

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos saduceos, que niegan la resurrección, y le preguntaron: 

—«Maestro, Moisés nos dejó escrito: Si a uno se le muere su hermano, dejando mujer, pero sin hijos, cásese con la viuda y dé descendencia a su hermano. Pues bien, había siete hermanos: el primero se casó y murió sin hijos. Y el segundo y el tercero se casaron con ella, y así los siete murieron sin dejar hijos. Por último murió la mujer. Cuando llegue la resurrección, ¿de cuál de ellos será la mujer? Porque los siete han estado casados con e11a.» 

Jesús les contestó: 

—«En esta vida, hombres y mujeres se casan; pero los que sean juzgados dignos de la vida futura y de la resurrección de entre los muertos no se casarán. Pues ya no pueden morir, son como ángeles; son hijos de Dios, porque participan en la resurrección. 

Y que resucitan los muertos, el mismo Moisés lo indica en el episodio de la zarza, cuando llama al Señor "Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob". No es Dios de muertos, sino de vivos; porque para él todos están vivos.» 

Palabra del Señor.

Vivir en la Iglesia

VIVIR EN CONFLICTO -II- Dificultad para entender a Jesús

Mientras la pobreza, el dolor y el sufrimiento… son considerados como maldiciones por parte de Dios, Jesús llama “Bienaventurados” a los que lo padecen y lo pone como parte de su proyecto del reino.

Mientras todos buscan ubicarse en un buen puesto de poder y de seguridad, Jesús llama “Bienaventurados” a quienes son perseguidos, insultados, criticados, calumniados… por su causa. (Mt. 5, 3-12)

Esto entra en contradicción con todos los esquemas y será un constante conflicto en todo el “camino” que plantea Jesús de conversión para todo el que quiera ser de los suyos:

- Abiertamente les dice que no pueden fijarse en los maestros que se presentan como modelos de cumplimiento de las leyes, los fariseos y los escribas; esto les costará un constante disgusto con los líderes del pueblo: “Os digo que, si vuestra justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos” (Mt. 5,20)

- Les hace entrar en un fuerte conflicto de conciencia pues coloca al nivel del crimen la crítica y los chismes: “Si uno llama a su hermano “imbécil”, tendrá que comparecer ante el sanedrín y, si lo llama “necio” merece la condena del fuego eterno” y hasta lo inhabilita para acercarse a celebrar el culto: “Por tanto, si cuando vas a presentar tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas allí mismo de que tu hermano tiene quejas contra ti, deja allí tu ofrenda ante el altar y ve primero a reconciliarte con tu hermano, después, vuelve a presentar tu ofrenda” (Mt. 5,22-25)

- De la misma manera los pone contra la espada y la pared en torno al concepto en el que tienen a la mujer y en torno a la práctica del matrimonio y a todo lo referente a este tema, de acuerdo a lo que Moisés había establecido, hasta el punto que los apóstoles llegaron a decirle: “Pues si esa es la condición del hombre con la mujer, no trae cuenta casarse” (Mt. 19,10): “Todo el que mira a una mujer deseándola, ya ha cometido adulterio en su corazón y el que la repudie, la induce al adulterio” (Mt. 5, 27-32)

Ve y lo cuentas

ODIO AL CRISTIANISMO

El Observatorio para la Libertad Religiosa y de Conciencia (OLRC) nos daba la noticia de unos carteles que aparecieron en Tarragona con motivo de la beatificación de los 522 mártires. Dichos carteles mostraban un circo romano con un león persiguiendo a un sacerdote y una frase en la que se dice: “Beatos los leones”. 

La verdad es que es muy triste que a estas alturas, con la que nos está cayendo, no tengamos otra cosa qué hacer sino atizar el odio; esto es lo peor y lo último a donde se puede llegar y, lo peor es que esto se quede como signo e identificación de lo que se llama hoy la izquierda, en cuyas filas quieren poner al Papa.

La portavoz de OLRC, María García decía que si unimos estos detalles con todos los que se han venido dando en estos últimos tiempos, aparece un panorama muy triste para nuestra España: “es evidente que estamos ante un problema serio, una verdadera escalada de cristianofobia agresiva en España.

Dada nuestra historia, hacemos un llamamiento de responsabilidad a políticos, opinión pública y dirigentes de cualquier naturaleza a evitar este tipo de actuaciones o de expresiones ofensivas contra los símbolos, representantes y creencias religiosas”.

¡Qué pena que cuando tendríamos que unir fuerzas para salir adelante del destrozo social en el que hemos entrado, lo poco que nos queda nos dediquemos a destruirlo!

En esta semana

Agradecemos la presencia entre nosotros de D. CARLOS MARTINEZ que en estos días presidirá nuestra Eucaristía y le pedimos a Dios por su salud y por la de nuestro D. PEDRO AGUDO y de JUANJO.